Juguetes para bebés pe Tabla De Verbos De Bloom

Tabla De Verbos De Bloom

Tabla De Verbos De Bloom

¿Cuáles son los verbos de Bloom?

Los verbos de la taxonomía de Bloom – Cada categoría delimitada por la taxonomía de Bloom se relaciona con un grupo de verbos que describen lo que los estudiantes deberían poder hacer antes de pasar al siguiente escalón:

Recordar: reconocer, definir, recordar, nombrar, memorizar, identificar, listar, describir. Comprender: interpretar, resumir, exponer, emparejar, comprender, clasificar. Aplicar: aplicar, seleccionar, organizar, generalizar, usar, desempeñar. Analizar: analizar, clasificar, categorizar, distinguir, atribuir, deconstruir, comparar. Evaluar: evaluar, juzgar, comparar, valorar, criticar, comprobar, revisar, experimentar. Crear: crear, planificar, construir, idear, trazar.

Este es muy útil para establecer los objetivos de aprendizaje que deberán alcanzar los estudiantes y ayuda a los docentes a definir cuál es el proceso de enseñanza-aprendizaje que se empleará. Al decidir los objetivos se deben usar primero los verbos de las categorías básicas (recordar, comprender, aplicar), para después utilizar los que están vinculados con las categorías más complejas (analizar, evaluar y crear).

  1. Los tres primeros niveles se emplean para proyectos cortos o tareas, mientras que las últimas están dedicadas a proyectos a largo plazo, en lo que se necesita el uso de procesos cognitivos más complejos.
  2. Los objetivos generales deben tomarse del tercer nivel en adelante (aplicar, analizar, evaluar y crear).

A la hora de definirlos es recomendable colocar en primer lugar un verbo en infinitivo y definir la tarea que se busca realizar. Después, hay que establecer la forma en la que se llevará a cabo esa acción y la finalidad de llevar a cabo esta tarea. De acuerdo con la taxonomía Bloom, los objetivos específicos pueden ubicarse a partir del primer nivel,

¿Cómo se usa la tabla de Bloom?

¿Qué es la Taxonomía de Bloom y cómo se utiliza? Benjamin Bloom es el creador de la Taxonomía de Bloom, un marco para categorizar las metas educativa s diseñado específicamente para ayudar a docentes y diseñadores instruccionales a definir claramente los objetivos de aprendizaje y, a su vez, crear formaciones efectivas que satisfagan las necesidades del alumnado.

  • Al igual que otras taxonomías, Bloom’s es jerárquico, lo que significa que el aprendizaje en los niveles superiores depende de haber alcanzado conocimientos y habilidades previos en los niveles inferiores.
  • En su trabajo original, Bloom y un comité de educadores identificaron tres dominios del aprendizaje: cognitivo (mental), afectivo (emocional) y psicomotor (físico).
  • Sin embargo, cuando la mayoría de las personas piensan en la taxonomía de Bloom, solo piensan en el dominio cognitivo.
  • El dominio cognitivo se divide en seis categorías, cada una representando un nivel de habilidad cognitiva.
  1. Cada categoría está asociada con un conjunto de verbos, o procesos cognitivos, que describen lo que los estudiantes deberían ser capaces de hacer:
  2. Conocimiento: reconocer, recordar, enumerar, nombrar, memorizar, definir, localizar, identificar
  3. Comprensión: interpretar, ilustrar, resumir, explicar, emparejar, parafrasear
  4. Aplicación: aplicar, elegir, organizar, dibujar, generalizar
  5. Análisis: analizar, diferenciar, clasificar, categorizar, distinguir
  6. Síntesis: crear, planificar, producir, construir
  7. Evaluación: evaluar, juzgar, criticar, comparar, evaluar
  8. De hecho, En 2001 el marco fue revisado por un grupo de psicólogo cognitivo, teóricos del currículo e investigadores educativos y especialistas en pruebas y evaluaciones, dando origen a La taxonomía de Bloom revisada o taxonomía para la enseñanza, el aprendizaje y la evaluación.
  9. Y uno de los aspectos clave de esta revisión fue la propuesta de cambiar los sustantivos de la propuesta original por verbos para identificar las acciones correspondientes a cada categoría.
  10. En esta revisión además el cambio más significativo en el dominio cognitivo fue sustituir Síntesis por Creación (crear), considerando, por tanto, que la síntesis es en sí misma una creación y llevarla al nivel más alto de la taxonomía y, en consecuencia, presentarla como la habilidad cognitiva más compleja o exigente.
  • La taxonomía de Bloom es una poderosa herramienta para ayudar a desarrollar objetivos de aprendizaje porque explica el proceso de aprendizaje:
  • Antes de que puedas entender un concepto, debes recordarlo,
  • Si quieres aplicar un concepto, primero debes entenderlo,
  • Cuando vas a evaluar un proceso, debes haberlo analizado antes.
  • Para generar una conclusión precisa, debes haber completado una evaluación exhaustiva,
  • Sin embargo, no siempre comenzamos con habilidades de orden inferior y recorremos toda la taxonomía para cada concepto que presentas en tu curso.
You might be interested:  Tabla De Fracciones A Milimetros

Entre otras cosas porque puede que nuestro alumnado ya parta de una habilidad media. De ahí la importancia de conocer bien a nuestro alumnado y su punto de partida.

  1. Una vez que conozcas el nivel de habilidad cognitiva que se espera que el alumnado alcance y los conocimientos o habilidades específicas que cubre el curso, ya podrás para escribir el objetivo de aprendizaje.
  2. ¿Cómo?
  3. Simplemente, combina el tema (el alumno), el verbo (lo que los estudiantes deben saber hacer) y el objeto (el conocimiento que necesitan adquirir).
  4. Por ejemplo, «Al final de este curso, los estudiantes reconocerán los seis niveles de habilidad cognitiva en la Taxonomía de Bloom».
  • A medida que diseña las actividades de su curso, es importante consultar los objetivos de aprendizaje y dejar que el nivel de habilidad cognitiva esperado guíe sus opciones.
  • Si tu alumnado necesita aplicar el contenido de tu curso en su trabajo, por ejemplo podrías construir un escenario de aprendizaje que le permita practicarlo o recurrir a los simuladores.
  • Si simplemente necesita reconocer una lista de términos, un test de opción múltiple podría ser suficiente.
  • Vamos a revisar de nuevo los seis niveles de habilidad cognitiva, esta vez con un ejemplo de una actividad de aprendizaje adecuada:
  • Conocimiento: una pregunta de opción múltiple que pide al alumnado que identifique la respuesta correcta de una lista de términos.
  • Comprensión: una pregunta de respuesta libre que pida al alumnado que explique su comprensión de algo.
  • Aplicación: un o un en el que el alumnado necesite tomar decisiones basadas en la información que aprendieron.
  • Análisis: una pregunta de clasificación en la que el alumnado clasifica términos o conceptos en la categoría adecuada.
  • Síntesis: una pregunta de respuesta libre que pide al alumnado que describan un plan de acción o que representen una información en una infografía.
  • Evaluación: una actividad de evaluación por pares en la que partiendo de una tienen que evaluar el trabajo de sus compañeros.
  • Como puedes ver, puedes usar ciertos tipos de actividad para más de un nivel de habilidad.
  • Todo depende de cómo diseñes esas actividades.
  • Y esto es solo el comienzo, hay muchas más actividades que puedes diseñar para ayudar a tus estudiantes a alcanzar cada uno de estos niveles de habilidad cognitiva.
  • La taxonomía de Bloom es una herramienta clave que siempre deberías tener a mano a la hora de diseñar tus formaciones.

: ¿Qué es la Taxonomía de Bloom y cómo se utiliza?

¿Cuáles son los 6 niveles de la taxonomía de Bloom?

¿Has oído hablar de la taxonomía de Bloom? Nuestro programa EMAT está basado en esta metodología. ¡Te explicamos en qué consiste! Se trata de una teoría conocida en el sector educativo porque muchos docentes la consideran idónea para evaluar el nivel cognitivo adquirido en una asignatura,

A modo de resumen debes saber que la taxonomía de Bloom fue diseñada por Benjamin Bloom en 1956 y algunos programas educativos, como nuestro programa de matemáticas para Infantil y Primaria EMAT, la aplican en su programa. El objetivo de esta teoría es que después de realizar un proceso de aprendizaje, el alumno adquiera nuevas habilidades y conocimientos.

Por este motivo, consta de una serie de niveles construidos con el propósito de asegurarnos, como docentes, un aprendizaje significativo que perdure durante toda la vida. Los niveles de la taxonomía de Bloom son: conocer, comprender, aplicar, analizar, evaluar y crear. > ¡Descarga ya el MATERIAL DE MUESTRA gratuita de EMAT! Está bien explicado, ¿verdad? Cualquier metodología basada en la taxonomía de Bloom no busca sólo la memorización o, incluso, la comprensión del contenido, va más allá: pretende que los alumnos lleguen a desarrollar habilidades que les permitan utilizar el conocimiento adquirido como una herramienta para resolver problemas y crear conocimiento. Desde edades muy tempranas el cerebro humano tiene la capacidad de realizar procesos cognitivos de orden superior como por ejemplo transferir lo que conoce para interpretar una situación nueva, comparar, establecer relaciones de causa-efecto, deducir, argumentar, incluso generar ideas propias. Llevamos muchas décadas centrando los objetivos de aprendizaje en el contenido, en el nivel de conocimiento que adquieren. Y las estrategias didácticas centradas en la transmisión de este conocimiento, favoreciendo en los alumnos habilidades básicamente receptivas, que implican niveles cognitivos inferiores (repetir, reproducir, recordar). Pero cada vez es más necesario que focalicemos los objetivos de aprendizaje en el desarrollo de competencias, que a nivel cognitivo incluyen todos los procesos de pensamiento de orden superior. Si esperamos a que lo sepan todo para empezar a poner foco en desarrollar pensamiento superior (capacidad de análisis, capacidad creativa), será demasiado tarde. Es lo que nos decía el otro día Eduardon Sáez de Cabezón cuando le preguntamos qué habilidades encontraba a faltar en los alumnos cuando llegan a la universidad, nos comentaba que les falta iniciativa, seguridad en la toma de decisiones. Actualmente la sociedad necesita más que nunca personas con capacidad de análisis, críticas, generadoras de nuevas ideas y nuevas soluciones en un mundo en constante cambio. El sistema educativo tiene que poner el foco en desarrollar estas competencias. Esta idea que todos tenemos clara, a veces en el día a día de las aulas perdemos el foco, y nos volvemos a centrar y a preocupar más por lo que nuestros alumnos “saben” que por como “piensan”. ¿Qué te parece la Taxonomía de Bloom? ¿Como docente, la aplicas en el aula? Deja tu comentario en el espacio que encontrarás un poco más abajo y recuerda que uno de los pilares de nuestro programa de matemáticas EMAT es, precisamante, la Taxonomía de Bloom. ¡Descubre EMAT aquí abajo y descárgate una historia para pensar, gratis! Tabla De Verbos De Bloom

You might be interested:  Tabla De Unidades De Temperatura Y Sus Equivalencias

¿Cómo se saca el objetivo según la metodologia de Bloom?

¿Cómo empezar a redactar objetivos? Aquí una guía para la taxonomía de Bloom. – Hoy te mostramos un método clásico y muy reconocido para redactar objetivos. Fue propuesto por Benjamín Bloom en 1956, la famosa taxonomía que consiste en una pirámide del aprendizaje que lo clasifica de lo más simple hasta lo más complejo.

¿Cómo empezar un objetivo con un verbo?

Para redactar un objetivo general o específico es necesario iniciar con un verbo en infinitivo. El mismo debe explicar de manera concreta la acción que ejercerá el logro a cumplir. Algunos ejemplos de verbos infinitivos son: Diagnosticar, Aumentar, Rentabilizar, Evaluar, Realizar, Determinar) entre otros.

¿Qué es Bloom y para qué sirve?

Para qué sirve la Taxonomía de Bloom – La taxonomía permite jerarquizar los procesos cognitivos en diferentes niveles y sirve para facilitar las labores de evaluación, Puesto que a cada nivel se le puede asociar unos verbos, éstos pueden ser usados para concretar objetivos de aprendizaje.

Para formular los objetivos hay que tener en cuenta el nivel de desarrollo de los alumnos, así como la congruencia con las actividades y tareas propuestas para trabajar los contenidos, planteándose y describiéndose, siempre, en infinitivo, A lo largo de décadas los docentes han utilizado esta taxonomía para establecer los objetivos de aprendizaje, a pesar de las ideas simplistas y las críticas que ha recibido Bloom a lo largo del tiempo, entre las que destaca la asociación equivocada de esta teoría con el conductismo.

La Taxonomía de Bloom también puede utilizarse para la creación de ejercicios, actividades y tareas, viéndose realizada en el punto más álgido de su cima mediante el trabajo por proyectos,

¿Cómo se interpreta la taxonomía de Bloom?

La taxonomía de Bloom es un marco referencial que emplean los educadores para fijar, de forma clara y concisa, los objetivos formativos que deben alcanzar los estudiantes y las habilidades que deben dominar para conseguirlo y dar por superada una etapa educativa.

¿Cómo se aplica en el aula la taxonomía de Bloom?

3 pasos para aplicar la Taxonomía de Bloom en clase –

Plantear y diseñar actividades

Estas actividades han de responder a la diversidad de niveles cognitivos, sin olvidar los niveles más altos de complejidad en cada una de las etapas. Para favorecer el desarrollo del pensamiento complejo de los alumnos, debemos conocer los 6 niveles de habilidades cognitivas de la Taxonomía de Bloom: Recordar > Comprender > Aplicar > Analizar > Evaluar > Crear, Tabla De Verbos De Bloom Esta gradación ayuda a evaluar los objetivos de aprendizaje y de cada actividad. Los distintos niveles sirven de soporte para analizar las actividades que diseñamos a lo largo de un curso, proyecto o unidad. Así, también sabemos cuáles son los niveles que hemos de reforzar.

Decidir los aprendizajes y el grado de profundidad

Al diseñar actividades, unidades o proyectos hemos de plantear qué es lo que queremos que aprendan los alumnos y en qué grado de profundidad. Recomendamos diseñar desde el principio objetivos competenciales que permitan abordar los distintos niveles. De esta forma, nos aseguramos de que tanto las actividades como el aprendizaje son competenciales.

¿Cómo se clasifican los objetivos según la taxonomía de Bloom?

Taxonomía de Bloom: objetivos – Los taxones o grupos clasificados (dominios) se estructuran jerárquicamente. Cada uno de estos grupos abarca distintos subgrupos o subáreas y, al mismo tiempo, estos grandes grupos se ven condicionados y subordinados a grupos mayores.

¿Qué nivel taxonómico es mayor?

Las categorías taxonómicas principales, ordenadas de más a menos inclusivas, son: dominio, reino, filo o división, clase, orden, familia, género, especie.

¿Qué es identificar Según Bloom?

Se refiere a la capacidad de recordar hechos específicos y universales, métodos y procesos, esquemas, estructuras o marcos de referencia sin elaboración de ninguna especie, puesto que cualquier cambio ya implica un proceso de nivel superior.

¿Cómo entender la taxonomía?

La taxonomía La taxonomía es una ciencia que agrupa ordenadamente a los organismos vivos de acuerdo a lo que se presume son sus relaciones naturales, partiendo de sus propiedades más generales a las más específicas. Los criterios de clasificación que se utilizan están basados en las características anatómicas, morfológicas, citológicas, fisiológicas, genéticas y otras de los organismos, dando origen a diferentes grupos o taxa (singular: taxón) de características más o menos similares.

  1. La taxonomía está muy en relación con lo que se conoce por el nombre de sistemática.
  2. Esta puede definirse como la ciencia que se encarga de llevar a cabo el estudio de las relaciones de parentesco, también llamadas afinidades, que se producen entre las distintas especies.
  3. La taxonomía biológica forma parte de la biología sistemática, dedicada al análisis de las relaciones de parentesco entre los organismos.
You might be interested:  Tabla De Comparacion De Procesadores Intel Y Amd

Una vez que se resuelve el árbol filogenético del organismo en cuestión y se conocen sus ramas evolutivas, la taxonomía se encarga de estudiar las relaciones de parentesco. Los taxones permiten clasificar a los seres vivos a partir de una jerarquía de inclusión (cada grupo abarca a otros menores mientras está subordinado a uno mayor).

  1. Las categorías fundamentales, desde la más abarcativa hasta la menor, son el dominio, el reino, el filo o división, la clase, el orden, la familia, el género y la especie.
  2. Ya sea que nos demos cuenta o no, todos somos taxonomistas inherentes.
  3. Clasificamos las cosas a nuestro alrededor de la misma manera que los taxonomistas distinguen entre las especies; al asignar objetos similares en grupos reconocibles.

En la cocina separamos nuestros cubiertos por cuchillo, tenedor y cuchara, y no se nos ocurriría poner una cebolla o una papa en el frutero. De hecho, en nuestras vidas es constante la necesidad de separar y clasificar los diferentes objetos que nos rodean. Taxón es un grupo de organismos emparentados, que en una clasificación dada han sido agrupados, asignándole al grupo un nombre en latín, una descripción si es una especie, y un tipo. : La taxonomía

¿Qué se pone en el objetivo general?

¿Qué es un objetivo general? – Hablamos de un objetivo general, en singular y no en plural, porque lo ideal es que se formule un sólo objetivo general para cada proyecto o incluso para la empresa. El objetivo general suele plantearse como hipótesis o planteamiento de un problema al que se quiere dar solución, como propósito firme, es la meta final.

¿Qué son los objetivos específicos ejemplos?

2. Objetivos específicos de mayor rentabilidad – Cierto negocio, a través de un análisis exhaustivo de sus finanzas, se ha dado cuenta de que debe cuidar la administración de sus recursos para obtener una mayor rentabilidad en los próximos dos meses. Los objetivos específicos son:

  • Aumentar los ingresos de la empresa, gracias a una campaña en redes sociales que genere 15 % más de tráfico cualificado a la tienda online, respecto al bimestre anterior.
  • Disminuir todos los gastos empresariales que no sean estrictamente necesarios para su rendimiento, y de esta manera ahorrar recursos.

¿Qué palabras usar para los objetivos específicos?

Verbos para Objetivos Generales Verbos para Objetivos Específicos
Analizar Formular Enunciar
Evaluar Situar Seleccionar
Explicar Tasar Separar
Examinar Trazar Sintetizar

¿Qué palabras utilizar para los objetivos específicos?

Verbos para redactar objetivos específicos : analizar, calcular, calificar, comparar, contrastar, definir, detallar, determinar, descomponer, discriminar, establecer, estimar, estudiar, identificar, justificar, organizar, separar, etc.

¿Qué es identificar Según Bloom?

Se refiere a la capacidad de recordar hechos específicos y universales, métodos y procesos, esquemas, estructuras o marcos de referencia sin elaboración de ninguna especie, puesto que cualquier cambio ya implica un proceso de nivel superior.

¿Cómo aplicar la taxonomía de Bloom en el aula?

3 pasos para aplicar la Taxonomía de Bloom en clase –

Plantear y diseñar actividades

Estas actividades han de responder a la diversidad de niveles cognitivos, sin olvidar los niveles más altos de complejidad en cada una de las etapas. Para favorecer el desarrollo del pensamiento complejo de los alumnos, debemos conocer los 6 niveles de habilidades cognitivas de la Taxonomía de Bloom: Recordar > Comprender > Aplicar > Analizar > Evaluar > Crear, Tabla De Verbos De Bloom Esta gradación ayuda a evaluar los objetivos de aprendizaje y de cada actividad. Los distintos niveles sirven de soporte para analizar las actividades que diseñamos a lo largo de un curso, proyecto o unidad. Así, también sabemos cuáles son los niveles que hemos de reforzar.

Decidir los aprendizajes y el grado de profundidad

Al diseñar actividades, unidades o proyectos hemos de plantear qué es lo que queremos que aprendan los alumnos y en qué grado de profundidad. Recomendamos diseñar desde el principio objetivos competenciales que permitan abordar los distintos niveles. De esta forma, nos aseguramos de que tanto las actividades como el aprendizaje son competenciales.

¿Cómo se llaman los verbos de los objetivos?

Lista de verbos en infinitivo para objetivos específicos – Aquí compartimos contigo algunos ejemplos de verbos en infinitivo para objetivos específicos: Tabla De Verbos De Bloom

  • Identificar, describir, determinar, analizar, justificar;
  • Relacionar, categorizar, registrar, organizar, explicar;
  • Sintetizar, comparar, calificar, distinguir, separar;
  • Enumerar, especificar, establecer, deducir, examinar.

Aclaración: estos verbos representan acciones específicas y acotadas a una cuestión en particular, Por este motivo, también puedes usar otras palabras que no se encuentren aquí listadas, prestando atención a las características mencionadas. Te explicaremos esto de mejor manera en el siguiente apartado. Allí veremos ejemplos de objetivos específicos insertos en una investigación.